Suicidal Tendencies

Quinto disco de la mítica banda norteamericana Suicidal Tendencies publicado en 1992. Bajo la producción de Peter Collins, «The art of rebellion» fue un paso más allá en su sonido en el que abrieron el espectro estilístico un poco más después de sus escarceos thrash en «Lights, camera, revolution». Aquí nos encontramos con una colección de canciones más elaboradas y con un punto funk heredado del proyecto Infectious Grooves en el que estaban Muir y Trujillo. El inicio del disco con «Can’t stop» lleno de calidez y sobre el que solea el bajo, nos lleva por un desarrollo cadencioso en donde las guitarras alternan potentes riffs con pasajes melódicos. Las guitarras cuasi metaleras y los colchones de teclas hacen de este tema muy ameno, con multitud de matices. La línea de bajo con tramos de wah sustenta el devenir de «Accept My Sacrifice» sobre la que conforman un traje muy metalero las guitarras contrastándo con el registro melódico de Muir. Si quedaban dudas que aquí hay poco de los Suicidal Tendencies de los inicios, queda más que claro con «Nobody Hears», un medio tiempo muy envolvente y con pasajes de guitarras armonizadas. «Tap into the Power» parece un híbrido entre la banda paralela del cantante y el bajista contó con las bandas de crossover de la época. Más amable, con un punto de inmediatez muy claro llega «Monopoly on Sorrow», un tema semi acústico muy radiable. Con «We Call This Mutha Revenge» recuperan un poco el espíritu de sus primeros trabajos pero con una revisión acorde con el sonido del disco. En «I Wasn’t Meant to Feel This / Asleep at the Wheel» vuelven a demostrar su falta de prejuicios compositivos con un tema en donde predominan las guitarras acústicas, orquestaciones y un cierto aire western mientras que con «Gotta Kill Captain Stupid» imprimen un nuevo punto de velocidad propio de sus inicios.» I´ll Hate You Better» directamente no parece de ellos, un corte de metal alternativo propio de la MTV. «Which Way to Free?» incide de nuevo en esas pinceladas funk metal procedente de su proyecto paralelo. El disco acaba con «It’s going down», más rockera que la línea general del mismo y «Where’s the truth», un medio tiempo accesible y quedón. Posiblemente no sea su disco más representativo, pero su valía es incuestionable.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
@suicidaltendencies #randomalbumreview #hardcore #hardcoreband #hardcoremusic #hardcorealbums #hardcorealbum #metal #metalmusic #funkmetal #crossover #suicidaltendencies #mikemuir

Sobre Discos de Ayer y Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *