Periodismo Musical

Ruta 57

⦁ Madrileños ellos, Ruta 57 acaba de publicar su segundo álbum con el título genérico de «Mamá, voy a comer de esto». Si con su ep debut «Vivir, latir, vibrar» (2015) y su primer larga duración «1995» (2017) ya crearon muy buenas sensaciones con su mezcolanza de sonidos funk rock, con este «Mamá, voy a comer de esto» han subido varios peldaño en lo que a composición, sonido y cohesión de la banda se refiere. La fiesta comienza con el tema que da título al disco «Mamá , voy a comer de esto», guitarras con regusto a John Frusciante se entremezclan con pasajes más enérgicos que evocan a Rage Against the Machine, sintetizadores y una colorista sección de metales que alfombra la voz tan melódica de regusto soul. Con esta primera carta de presentación, ¿cómo no te quedas a ver que más nos tienen que ofrecer?. Para «Fuerte» cuentan con la colaboración de Oscar Hache de los Funkiwis, aunque el sonido funk es algo que impregna todo el disco, los temas cuentan con tintes de otras vertientes como el rock de corte más setentero en el que sus riffs hablan por si solos. «Infinito» por otra parte tiene un punto más áspero en su instrumentación, el fuzz de las guitarras le da un toque más garagero, que combinado con su estribillo abierto en el que también incluyen retazos de electrónica hacen de este tema toda una sorpresa en cada uno de sus quiebros. El estupendo groove de bajo de «Frío» sirve como base para que suelten su flow rapeado alternado con pasajes cantados en un corte de atmósfera envolvente que pone el punto intimista al disco y demuestra que en lo sónico saben dar zarpazos y caricias. «Tormenta» es un variado corte que mezcla rock, funk, metal, rap recordando a multitud de bandas de concepto abierto tales como Negu Gorriak, Tribu X, o Los Fabulosos Cadillacs. La letra autobiográfica es otro punto que hace que la escucha se haga con mayor atención. «Amores de hojalata» cuenta con la colaboración del rapper Mini M en un tema que mezcla funk bailongo y vacilón con pasajes de sonido jazzy. Suben la intensidad con «Dimensión – N», en la que vuelven a incidir en la mezcla de funk y rock con el bajo slapeando con un sonido rotundo. Pero no se quedan ahí ya que todo esto lo alternan con tramos un tanto progresivos y una sección intermedia de textura cuasi psicodélica. «Para no volver» es una de esas canciones con una conjuncion perfecta entre riffs rockeros y melodías vocales quedonas, todo apunta a que este tema perdurará en el repertorio. El final del disco llega con «La voz de los sin nombre», suntuosa melodia únicamente vestida con una guitarra acústica, solo con eso ya es más que suficiente para crear una preciosidad como esta. Estamos ante una banda con mucho que aportar.
.
.
.
.
.
.
.
.
@somosruta57 @nanoruizlengua #randomalbumreview #funkrock #funkrockmusic #funkrockband #funkrockalbums #funkrocksoul #funkrockmusicas #ruta57 #mamavoyacomerdeesto #madrid

Sobre Discos de Ayer y Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te necesitamos

Ya sabes que covid y guerras han dejado a la cultura bastante jodida, y eso nos incluye a nosotros.

Por lo que aunque no nos guste pedir favores, Te Necesitamos.

Échanos un cable y recibe la nueva revista en formato Físico de Colección.

Hazte Productor ;)