Periodismo Musical

Megadeth

El título «Risk» (Riesgo en castellano) le viene que ni pintado al octavo disco de los míticos Megadeth publicado en 1999. De la manera más ridícula surgió este trabajo, ya se hizo en respuesta a unas declaraciones de Lars Ulrich en las que decía que le gustaría que Megadeth asumiera más riesgos en su música. Dave Munstaine recogió el guante y el resultado fue un disco distinto, y que como suele ser habitual en estos casos, el público no recibió de buen grado. El debut de Jimmy DeGrasso a las baquetas no pudo ser más controvertido. El riesgo se tomó desde el primer momento ya que el sonido de «Insomnia» mezcla elementos electrónicos de corte industrial con sonidos arabescos, el primer impacto causa sensación. Haciendo honor a su nombre, el inicio de «Prince is darkness» está dominado por un ambiente de oscuridad opresiva que nos lleva por un in crecendo que desemboca en un medio tiempo que aunque en las formas recuerda a los Megadeth de siempre, no tanto en la producción, recargada con multitud de efectos. «Enter the arena» es un breve interludio que nos prepara para el siguiente tema «Crush’em», con un groove de bajo disco funk en un desconcertante inicio que va ganando intensidad hasta conducirnos al mejor estribillo de todo el disco, efectiva pero alejada de sus parámetros habituales. Le sigue «Breadline», un tema más cercano al rock alternativo que al thrash metal ortodoxo, aún así cuenta con una pegadiza línea vocal. «The doctor is calling» crea una atmósfera inicial muy tétrica con un oscuro arpegio secundado por retazos electrónicos y una voz de niña que da escalofríos que nos lleva a través de un cadencioso tempo que evoca por momentos a bandas como Type o Negative. «I’ll be there» ofrece otro punto de vista con un tema que vuelve a abrazar el sonido del rock alternativo en detrimento de la rudeza que siempre les caracterizó, es una buena canción pero no parecen Megadeth ni por asomo. Continuamos con «Wanderlust» donde también prueban a incluir guitarras acústicas en ciertos momentos, aquí vuelven a recuperar los aires arabescos para un corte que evoca a bandas como Creed, el acelerado tramo final es otro de los momentos destacados del mismo. «Ecstasy» ofrece un punto de reposo desconocido hasta ese momento, agradable tema que si no fuera por la característica voz de Munstaine no asociaríamos a la banda. «Seven» por otro lado ahonda en terrenos hard rockeros con una animada cadencia que incluso suena demasiado desenfadada para ser ellos. El final llega con «Time: the beginning» a modo de balada y «Time: the end» que quizá sea el tema que más conecta con sus anteriores discos. Un trabajo distinto, que puso de manifiesto que Munstaine y los suyos saben hacer otras cosas. Como experimento la verdad es que está muy conseguido.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
@megadeth #randomalbumreview #metal #metalband #metalalbums #metalalbum #metalmusic #thrashmetal #thrashmetalband #thrashmetalalbums #thrashmetalalbum #thrashmetallegends #megadeth #davemustaine #daveellefson #jimmydegrasso #risk

Sobre Discos de Ayer y Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *