D'Ordago

D’órdago

D’órdago son una banda procedente de Linares (Jaén) y aquí nos ofrecen su primer trabajo publicado este 2020. Lo suyo es un conglomerado de sonidos, que partiendo rock acústico de autor diversifica su propuesta con dejes aflamencados propios de su tierra y hasta psicodelia.

Sonidos de barra de bar dan la entrada a «En mi cabeza» con un riff de sonido arabesco que nos lleva por un desarrollo en la línea de los primeros Extremoduro, tanto por las desgarradas voces como por las letras personales. Los acordes iniciales de «Empercudío» refuerzan el recuerdo a los de Iniesta, aquí con una atmósfera que roza la psicodelia con un aire muy autóctono de su zona. «Cuervos» nos da la entrada con un sofisticado tramo inicial en donde las guitarras acústicas se funden con arreglos orquestales y un registro vocal más aflamencado escupiendo con amargura una letra de lo más cruda. «Nunca fuimos calma» gustará tanto a seguidores de Extremoduro como de Marea.

«No perder la perspectiva» se sale de la línea general del disco, una grandilocuente melodia con voces en un registro más limpio secundadas por coros de ultratumba. «Sólo un ratito» muestra su cara más intimista con un tema emotivo con grandes cotas de sensibilidad. «Como ícaro» se acerca a terrenos pop rockeros de carácter más ortodoxo mientras que «Muevo el rabo» recupera el espíritu rockero desde su riff en bucle hasta su descarada letra. «Aquí empieza el final» es pura fragilidad que nos da paso al tramo final con el deje tan aflamencado de «Dragones y princesas», el rocanrol vacilón autobiográfico «Ordagorock» y el cántico a modo de carta musicada «Madre anoche en la trinchera». Agradable y resultón debut.

Sobre Discos de Ayer y Hoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *